/ˈreiːcaˌviːk/

 

Hay mensajes que sólo pueden entenderse en el nido ni un piso más arriba ni un piso más abajo .  Esos mensajes están cifrados a cal y canto con un código secreto construido a base de muchos años bisiestos  y mapas inabarcables,  tardes vagas de domingo y  catarros imaginarios que nos hacen más fuertes y nos  llenan el saco de los recuerdos de alguna que otra sonrisa.

Muchas gracias por haberme dejado ser el mensajero.

 

 

 

Romy 

"Reikiavik : /ˈreiːcaˌviːk/ capital europea de nombre impronunciable que habita en el dedo índice de mi madre. "